VID CS SOC 2012 296. Universidad de Chile. Vivencias de los estudiantes de pedagogías en ciencias acerca de la articulación saber disciplinar y pedagógico.

Investigadora Responsable. Dra. Johanna Camacho González

 

 

Actualmente en Chile, las instituciones formadoras de docentes han implementado diversas modalidades de formación, es decir maneras en qué se articula el plan de estudios teniendo como principales ejes el conocimiento disciplinar y pedagógico. La primera modalidad y más extendida tradicionalmente en Chile, así como en otros países como Alemania, Finlandia, Brasil, Colombia y Canadá,, es la modalidad paralela o concurrente, la cual consiste en una formación paralela de asignaturas de la especialidad científica y pedagógica, durante 4 o 5 años. Actualmente existen en Chile al menos 20 programas baja esta modalidad y que ofrecen el título con una o dos especialidades científicas o con mención en Ciencias Naturales. La segunda, es una modalidad consecutiva, esta modalidad es más reducida en el país, existen aprox. 10 programas, a diferencias de otros  países como España, Francia, Italia, Inglaterra y EEUU entre otros. En Chile corresponde a la formación de 4 años de Licenciatura en áreas afines a las asignaturas curriculares, más 1 o 2 años de Pedagogía. La modalidad mixta, consiste en que los jóvenes ingresan a un programa de Pedagogía, pero los primeros 6 a 7 semestres sólo cursan asignaturas de la especialidad y al final, los cursos de Pedagogía y Prácticas, está modalidad sólo la presentan la Universidad de Chile y Universidad de Tarapacá. Finalmente, existe otra modalidad certificada que no existe en Chile, pero que se da en algunos países en donde posterior a la obtención de una titulación universitaria se puede optar a un programa de certificación pre-servicio, completado por dos años de inducción al interior de una escuela, a cargo de un tutor o mentor. Período tras el cual se otorga la Certificación Profesional, que permite ejercer. Estatus que se mantiene sólo si se cursan ciertos créditos de Educación Continua. Esta modalidad, no existente en Chile, pone el énfasis en la práctica profesional. Según lo anterior, pareciera que las universidades que dictan las carreras de Pedagogía en Ciencias en modalidad concurrente, tendrían una mejor oportunidad para asumir el desafío de la articulación de la formación disciplinaria y pedagógica. Esto, porque ambas formaciones coexisten bajo una misma institución, es espacios y momentos simultáneos. Situación mucho más compleja en la modalidad consecutiva, pues la formación disciplinaria es muy diversa, e incluso entregada por diversas instituciones, en momentos distintos, lo que hace más difícil articular el conocimiento didáctico del contenido desde la propia enseñanza disciplinaria. Precisamente, el desafío actual de la formación de profesores, es que a la vez del sólido conocimiento disciplinar, los estudiantes desarrollen adecuadas competencias pedagógicas, que permita tanto el aprendizaje de conocimientos y habilidades de los estudiantes como también el desarrollo de los objetivos fundamentales transversales de una sociedad democrática.

 

Un aspecto poco considerado en los estudios referidos a la formación inicial del profesorado dice relación con las vivencias al interior de una modalidad formativa. En la mayoría de las investigaciones internacionales, este tema ni siquiera se plantea porque la formación de profesorado de secundaria se realiza bajo una única modalidad. Indagar en las vivencias de los estudiantes de pedagogía en ciencias a la articulación disciplina-pedagogía, podría entregarnos luces de la manera en que las diversas modalidades de formación promueven la configuración del conocimiento didáctico del contenido y relevar el sentido que tiene para los estudiantes la formación recibida. Indagación que sólo es posible si se reintroduce al sujeto de la formación en los procesos formativos, y no se establecen pautas estandarizadas a priori de lo que debería aprender un estudiante de profesorado.