FONDECYT 1201229. Prácticas pedagógicas del profesorado de ciencias en un nuevo escenario.  Tensiones y desafíos para la justicia social.

Investigadora Responsable. Dra. Johanna Camacho González

 

Actualmente estamos frente a un panorama nacional en el marco de nuevas legislaciones y movimientos sociales que exigen cambios culturales que contribuyan a la igualdad de género, debates públicos que han penetrado la institucionalidad en varias áreas como las ciencias y la educación. Existen antecedentes que evidencian que la superación de las brechas de género no se logra solo con estrategias a nivel macroscópico que favorezcan el acceso y participación de las personas (especialmente mujeres) sino que requieren procesos a nivel simbólico que permitan re-pensar y transformar la socialización de género desde una dimensión compleja y dinámica que contribuya a una educación no sexista (Maceira, 2005). En este sentido y dado el nuevo escenario, en donde se prevé la desaparición de establecimientos monogenéricos en el país (Agencia de la Calidad, 2017), se hace necesario indagar por la práctica pedagógica, entendida como una acción política, un espacio de disputas, tensiones y negociaciones (Stolze y Ramírez, 2015), en donde el profesorado trae consigo una compleja red de experiencias, habilidades, conocimientos, perspectivas e intereses que le permiten posicionarse frente las relaciones educación científica-género (Chetcuti, 2009) y a partir de las cuales, establece modos de interacción y comunicación con sus estudiantes (Gray & Leith, 2004). El estudio se focaliza en el área de ciencias, puesto que a pesar de haberse redefinido el campo de la educación científica desde una dimensión de inclusión, equidad y justicia social (Scantlebury, Butler Kahle & Martin, 2010), existe evidencia que aún las prácticas tienden a ser disciplinares y normalizadoras, dado que el profesorado no re-conoce la acción política de su quehacer pedagógico y sus creencias por lo general tienden a sustentarse desde visiones tradicionales fundadas en una concepción descontextualizada, frontal y contenidista de la actividad científica (Tripailaf y Camacho, 2015; González et al.; Cofré et al., 2010; Garritz, 2010; Olson, 2008) que no tiene relación con la identidad de los sujetos que interactúan (Camacho, 2017). Este nuevo escenario abre posibilidades para transitar hacia otras formas de pensar, enseñar y aprender ciencias que promuevan la justicia social, en una sociedad de incertidumbre y de cambios acelerados, que favorezca que las personas interpreten, participen y transformen el mundo natural, así como que construyan / deconstruyan su identidad y sus realidades.

 

A partir de la situación anterior, este proyecto plantea como objetivo: comprender las prácticas pedagógicas del profesorado de ciencias desde la perspectiva de género en un nuevo escenario de transición de colegios monogénericos a mixtos, para proponer orientaciones hacia la Formación Docente en el contexto de la Ley de Inclusión y la Ley de Desarrollo Docente.

Esta investigación se enmarca en una epistemología constructivista y se desarrolla a través de un circuito de indagación etnográfica y formación–reflexión (Matus, et al., 2019) en dos momentos: I) Proceso etnográfico, en donde se utilizarán a) registros (notas ampliadas, diarios) a partir de la observación de las clases de ciencias en los establecimientos participantes y b) entrevistas en profundidad a informantes clave (docentes, estudiantes, directivos); II) Proceso de formación – reflexión, en donde se proponen a) los Grupos de Conversación Dramatización (GCD), una combinación entre los grupos de discusión y la técnica de la dramatización aplicada a la investigación social alimentada de la estrategia metodológica de la investigación participante (Araujo, 2013). Y b) Talleres de Formación-Reflexión Docente en donde a partir de las reiteraciones que surjan del proceso etnográfico y en acuerdo con los participantes, se abran espacios para transformar las prácticas pedagógicas de las áreas de ciencias.

Se espera que los resultados obtenidos, puedan contribuir a la discusión nacional que instala la incorporación del enfoque de género en los establecimientos educativos y en la formación del profesorado, en los marcos de la Ley de Inclusión Escolar (Ley 20.845, 2015) y la Ley 20.903 del Sistema de Desarrollo Profesional Docente de 2016